Como dice el álbum de Mecano con el título “Descanso Dominical”, muchos de nosotros, cuando llega el fin de semana, aprovechamos el domingo para desconectar, para descansar del estrés y de todas las tensiones acumuladas durante la semana.

Dicen que el domingo es el día del señor, el día en el que todos tenemos que aprovechar para descansar y en mi caso, yo lo sigo a raja tabla. ¿Mi plan? Quedarme en la cama hasta que consigo despegarme las sábanas y después de comer la paella con la familia, me tumbo en el sofá con el plan de siempre: mantita y peli. Es así como dejo pasar las horas frente al televisor viendo la programación televisiva.

El relax no está mal, todos necesitamos tener un día de respiro, un día para nosotros mismos. Pero muchas veces, o por lo menos a mi me pasa, cuando llega el lunes y mis compañeros me preguntan qué hice el domingo agacho la cabeza para decir siempre lo mismo: “nada en especial”.

Es en ese momento en el que me siento culpable, mal conmigo misma por no haber sabido aprovechar el tiempo. Porque aunque los domingos tengan fama de ser muy depresivos, siempre puedes cambiar el “chip” y  convertirlos en un día muy especial para compartirlo con tus seres más queridos.

Si tú también te sientes como yo después de que pasen los domingos, no te puedes perder a continuación las ideas que te doy para que puedas disfrutar al máximo este día con diferentes planes.

De 9:00 -11:00 AM- Aprovecha los planes matinales de domingo

Es posible que, para ti, despertarse temprano un domingo no entra ni en los más profundos pensamientos de tu subconsciente pero lo cierto es que se puede aprovechar mucho el día si te levantas temprano. Esto no quiere decir que te tengas que despertar a las 7 de la mañana, pero si lo haces a las 8 ó 9 de la mañana puedes aprovechar a hacer cosas que a otras horas no podrías hacer.

Si te gusta la pesca, esas horas son idóneas para pasar un buen rato relajado con la mirada puesta en el mar y esperando que un pez pique en tu caña.

Si la pesca no es lo tuyo y vives cerca de la playa o de la montaña aprovecha para dar un paseo matinal. Estos paseos reactivarán tu circulación y te ayudarán a despejar la mente para conectar con las pequeñas cosas que te ofrece la naturaleza.

Si lo tuyo no es la naturaleza y eres más de ciudad, despertarte a una hora temprana te permite hacer cosas que entre semana no podrías hacer. En el centro de muchas ciudades podrás encontrar mercadillos, rastros con artículos de segunda mano, tiendas de antigüedades…

Pasea entre sus calles y accede a una gran variedad de artículos y productos que te sorprenderán ya que no podrás encontrarlos en un comercio normal y, ¡por qué no! darte un capricho y comprar aquéllo que te guste.

De 11:00- 11:30 AM- Repón pilas con un buen almuerzo

Si lo de andar y pasear te ha abierto el apetito, éste es el momento en el que puedes parar para hacer un “kit kat”. Es importante reponer fuerzas para continuar el día. Y qué mejor forma que hacerlo con un tapeo con postre, café y chupito incluido. Si hace buen tiempo aprovecha para tomar tu almuerzo en la terraza y disfrutar de los rayos de sol.

De 11:30 – 14:00 PM- Disfruta de planes diferentes antes de comer

Una vez hayas repuesto las pilas, llega el momento de hacer diferentes actividades dinámicas. Aprovecha haciendo cosas que antes nunca hayas hecho y explora el límite de tu adrenalina con diferentes actividades de ocio.

Si lo que te gusta es correr y eres un apasionado de los coches, puedes aprovechar para convertirte en Fernando Alonso y disfrutar aprendiendo a conducir un fórmula 3.

Si por ejemplo no te dan miedo las alturas, puedes dar un paseo en globo por tu ciudad o sobrevolar la playa con tu pareja en un ultraligero.

Las opciones son infinitas y hay diferentes planes para todas las clases: cursos, catas de vino, vuelo en flyboard y mucho más.

De 14:00-17:00 PM ¡Hora de comer!

Rehuye de la típica paella de domingo y busca un plan alternativo para saciar el hambre. Seguro que siempre vas al mismo restaurante cuando tienes que salir a comer. No te encasilles ni con el mismo restaurante ni con el mismo tipo de comida, ¡Descubre nuevos lugares y sabores en tu ciudad!

Disfruta de un menú sushi en un restaurante japonés, descubre la cocina mexicana en el centro o degusta la mejor cocina árabe.

Aprovecha después de comer para tomarte un exquisito café y un delicioso gintonic para rebajar la comida.

Si lo deseas, después de comer puedes dar un ligero paseo con tu pareja, amigos o familiares para absorber los últimos rayos de sol del día.

De 17:00-20:30 PM Disfruta de la programación cultural de tu ciudad

Aprovechar todas las opciones culturales que te ofrece tu ciudad es una de esas cosas que nunca solemos hacer por falta de tiempo.

Te sorprendería la gran cantidad de rincones y centros culturales de tu ciudad que todavía no conoces. Normalmente en el centro puedes encontrarte con estupendas galerías de arte o museos desconocidos.

Otras opciones más lúdicas son ir a ver una pequeña obra de teatro, ir al cine o incluso cantar y bailar viendo un musical.

¡La ciudad es tuya y tú, eres de la ciudad! ¡disfrútala!

De 20:30- 23:00 PM Es hora de llegar a casa, a descansar

Después de este ajetreado día, llegas a casa, te quitas el calzado y te pones cómodo, no sin antes haberte dedicado unos minutos a relajarte en una bañera de espuma con productos de belleza.

Si no tienes ganas de cocinar haz tu pedido a domicilio. Pide una pizza y disfruta cenando en el sofá viendo la película de los domingos.

Ahora sí que puedes decir que has aprovechado el fin de semana al máximo.

Y tú, ¿prefieres descansar los domingos o aprovechar al máximo el día? Es tu momento, cuéntanos cuales son los planes que sueles hacer el último día de la semana.