El verano está a la vuelta de la esquina y el calor comienza a apretar, por lo que cada vez apetece más tomar algo frío. Una gran alternativa para meriendas y desayunos, incluso cenas, son los batidos, smoothies o zumos. Además de refrescarnos, son un gran aporte de vitaminas y energía.

Hay algunos niños que no toman cada día la cantidad de fruta y leche recomendada. Por eso, los batidos y zumos nos pueden resultar muy útiles para hacer esta tarea más divertida a los más pequeños.

Nuestros grandes aliados para esta tarea serán los pequeños electrodomésticos: batidoras, licuadoras o exprimidores que nos harán la tarea mucho más sencilla. Casi todos tenemos alguno de estos aparatos en casa, pero solemos utilizarlos poco. Aquí os propongo una lista de recetas de batidos para que comencéis a sacarles partido.

Los smoothies están de moda

Los llamados smoothies o batidos cremosos de frutas están de moda. Estas recetas consisten principalmente en mezclar fruta congelada y hielo picado, pero en muchas de ellas puedes añadir leche, yogurt o queso fresco para darle un toque más sabroso.

Para ahorrar algo de dinero, prepara tus propio packs de fruta congelada en casa. Además así podrás mezclar tus frutas preferidas y no te limitarás a lo que ofrecen en el mercado.

A continuación, tienes varios ejemplos de recetas de batidos cremosos:

  1. Smoothie de manzana: éste es uno de mis preferidos, suelo tomarlo para desayunar. Solo tenemos que pelar y trocear las manzanas, rojas o verdes según tu gusto. Las mezclamos con un vaso de leche y un yogurt desnatado, y lo batimos todo. Mi consejo es que una vez que hayas conseguido la textura cremosa, espolvorees un poco de canela. Ya lo tienes, listo para disfrutar.
  2. Smoothie de frutos rojos: será la perdición de los más golosos. También es muy sencillo. Tienes que triturar los frutos rojos bien fríos. Cuando hayas obtenido una especie de papilla, añade nata líquida y un poco de miel. El sabor es delicioso y muy refrescante.
  3. Smoothie de helado de plátano: es ideal para soportar los días de calor más duros del verano. Corta un plátano en rodajas y mételo en el congelador. Cuando esté congelado, mézclalo en la batidora con un vaso de leche bien fría, una cucharadita de azúcar y un poco de canela. Bátelo bien hasta que obtengas una textura cremosa y sin grumos. Será la mejor merienda para los más pequeños este verano.

Batidos tradicionales

Los batidos más tradicionales, que todos conocemos, se suelen realizar con leche y una bola de helado. Son muy refrescantes, y nos pueden sacar de más de un apuro a la hora de recibir visitas en casa este verano.

Aquí tienes una pequeña lista con mis recetas de batidos preferidas:

  1. Batido de chocolate: una receta muy sencilla y con la que seguro que triunfas. Puedes añadir diversos tipos de chocolate: blanco, negro, chocolate con leche… Mi favorito es el de chocolate puro. Simplemente mezcla un par de bolas del helado de chocolate que elijas, con un vaso de leche fría y bátelo hasta que veas que aparece la espuma. Para decorarlo puedes añadir cacao en polvo por encima o perlas de chocolate.
  2. Batido de vainilla: si no quieres complicarte mucho, simplemente mezcla una bola de helado de vainilla con leche y bátelo. Pero si prefieres algo más casero y sabroso puedes hacer tu propia vainilla. A mí me gusta hervir un poco de leche con una vaina de vainilla y dejarla enfriar en el congelador. Una alternativa si no tienes vainilla, es utilizar canela y limón a la hora de hervir la leche, con lo que obtendrás algo parecido a la leche merengada.
  3. Batido de fresa: como en el anterior, lo más sencillo sería utilizar helado de fresa. Pero ahora, que estamos en temporada de fresas, a mí me gusta utilizarlas naturales. Para eso mezclo las fresas naturales con leche y helado de nata, que da el toque cremoso.

Zumos de frutas

Como decíamos al principio, son muchos los niños y mayores que no toman la cantidad recomendada de fruta al día. Los zumos, bien fríos, ahora en verano son una gran idea para introducir las frutas en nuestra dieta diaria.

  1. Zumo de melocotón y pera: en verano es importante nutrir bien nuestra piel, para protegernos del sol. Este zumo es rico en caroteno, lo que ayuda a proteger nuestra piel del sol. Además son dos frutas dulces y con mucha agua, por lo que obtendremos un zumo dulce y muy fácil de tomar. Solo tienes que pelar y cortar la pera y el melocotón y batirlos hasta que obtengas la textura que quieras. Si te resulta demasiado dulce puedes añadirle un poco de zumo de limón.
  2. Zumo veraniego: la idea de este zumo es usar frutas de temporada. Mis preferidas son sandía, nectarina y pera de San Juan. Aunque si quieres puedes añadir melón u otras frutas de temporada. Obtendrás un zumo muy refrescante.
  3. Zumo de frutos del bosque: es muy sencillo de preparar y tiene muchas propiedades antioxidantes. Solo tienes que mezclar en el vaso de la batidora fresas, arándanos y frambuesas. Sírvelo bien frío y disfrútalo.

Estos son sólo algunos ejemplos de la gran cantidad de recetas de batidos, smoothies o zumos que puedes hacer para refrescarte durante este verano.

Para sorprender aún más con ellos, no te olvides de presentarlos en copas o vasos decorados. Por ejemplo, puedes probar a mezclar un poco de azúcar con zumo de granadina para decorar el borde del vaso. Otra decoración interesante es usar las frutas que ya has introducido dentro del batido o zumo.

Contar con una buena materia prima es muy importante, así que no te olvides de hacer una buena compra de frutas antes de comenzar a preparar estos batidos.

Y tú ¿eras fan de los batidos? ¿Qué recetas son tus favoritas? Compártelas con nosotros.