Todo Argentina

Conoce las maravillas del mejor país del mundo

Category: General (Page 2 of 4)

Dónde comer y gastronomía en El Cairo

Platos típicos de El Cairo

Nos encontramos en un país de tradición musulmana, la cual marcará su cocina y así la debemos disfrutar. En este sentido, la cocina egipcia tiene como base fundamental la harina de trigo, el cordero, el pollo y las especias, y tal es el caso del “shwarma” (muy parecido al “kebab”), el “Fatta” (cordero con arroz y pan, mojados en salsa) o el “Ta’amiyya” (puré de judías con especias envuelto en pan de pita).

En definitiva, al igual que en el resto de países del Magreb, se trata de una cocina mediterránea al más puro estilo y que conserva las tradiciones gastronómicas de siglos, pero combinando ese sabor que tanto conocemos con el punto de la cocina árabe y la africana. En este sentido, has de saber sobre la cocina egipcia que:

Al igual que en el resto del Mediterráneo, el pan es un elemento fundamental en la gastronomía egipcia. En tal sentido, el “aish” es el pan típico del país: se trata de pequeñas hogazas de pan elaboradas con diversas clases de harinas, lo que harán variar su aspecto (más oscuras o más claras, según el tipo de harina empleado).
Será frecuente que veas a los cairotas comiendo una especie de judías marrones grandes, llamadas “fuul”, que están bastante bien, ya que se aliñan con limón y acompañan todo tipo de platos, ya sean de carne, verdura o pescado. También podrás ver judías más blancas y pequeñas, llamadas “ful”, pero menos habituales, ya que su preparación es más laboriosa.

La pasta también ocupa un lugar importante en la gastronomía egipcia, destacando el “koshari”, que son una especie de macarrones en capas, combinados con arroz y legumbres. Si está bien preparado es delicioso.

También son típicos en la cocina egipcia los entrantes, que se denominan “mezze”. Son muy variados y los hay con toda clase de ingredientes (verduras, carnes, pescados, …), por lo que te recomendamos que pidas un plato variado de “mezze” como entrante cuando vayas a comer, o a modo de almuerzo.

El que no se pueda beber alcohol en Egipto por ser un país árabe es un mito, ya que podrás encontrar cerveza en cualquier restaurante (la más conocida es la cerveza “Stella”, así como vinos de calidad, aunque, ya que viajas, es preferible que degustes las bebidas más típicas del país, como el “karkade”, el “ersoos” o el “zahib”, que seguro te van a encantar por su especial sabor.

Uno de los platos fuertes de la gastronomía egipcia (al igual que en el resto de países árabes) son los pasteles. Son deliciosos y sus ingredientes son de lo más natural: almendras, miel, nueces, pasas, leche, … Es increíble cómo de la forma más tradicional se pueden elaborar pastelillos de tan gran sabor, como es el caso del “Om Ali”, que te recomendamos especialmente.

Y para acompañar los pastelillos no hay nada mejor que un té. Los hay de infinidad de sabores, fríos y calientes, y con los ingredientes más insospechados; ideales, como te indicamos, para acompañar los dulces más típicos de Egipto.

Restaurantes recomendados en El Cairo

El Mashawina: restaurante libanés situado en la zona de Heliópolis, que, aunque un poco caro, es muy bueno y de ambiente agradable.

El Café Riche: de ambiente bohemio (es muy popular entre los intelectuales egipcios y el mundillo cultural), animado y bullicioso. Tiene buen precio. Está en la calle Talaat Harb.

El Café Naguib Mahfouz: está situado en el Zoco, muy típico y en el que puedes tomar té árabe y fumar “shisha”.

El Dido’s al Dente: bastante barato y con muy buena pasta. No es un italiano al uso, ya que también combina la comida árabe típica. Siempre está lleno. Se encuentra en la calle Bahgat Alí.

El Arabesque: muy, muy bueno, aunque el precio es algo caro. Combina la comida egipcia con la europea y las presentaciones son fantásticas. Está situado en la Calle Qasr el Nil.

El Restaurante Abu as-Sid: muy bueno y está bien de precio en relación a su calidad. Es necesario reservar. Se encuentra en la zona de Zamalek.

El Alfi Bey: restaurante barato, pero delicioso, donde sirven pollo, cordero y ensaladas variadas. Está situado en la zona de Sharia Alfy.

Pastelería 40th Floor: se trata de una pastelería buenísima y de calidad excelente, situada en la zona de Garden City. Algo cara, pero vale la pena por la exquisitez de sus dulces árabes a base de frutos secos.

En cualquier caso, la cocina egipcia y, en general, la árabe, son las grandes desconocidas en Occidente y, la verdad, es una pena el perderse la delicia de su gastronomía. Aprovecha tu viaje y descubre sus sabores.

Roaming

No hay duda de que llamar desde el extranjero es uno de los caballos de batalla de las compañías telefónicas. Así como existen todo tipo de descuentos, ofertas y planes singulares que se pueden llegar a adaptar hasta a la vida de un esquimal, lo cierto es que si uno quiere viajar al extranjero y tener la posibilidad de llamar por teléfono desde sus dispositivos, no existen grandes tarifas que eviten un desembolso desmesurado.

Mensaje avisador

Es sintomático el hecho de que cuando uno cruza una frontera, rápidamente el teléfono móvil avisa con un mensaje de que estás cruzando una línea imaginaria que puede suponer una sorpresa en la factura telefónica. Lo primero es anotar las nuevas condiciones de los servicios y lo segundo tener claro que si se llama mucho el bolsillo puede llegar a notarlo.

Tarifas

Por lo general y según los últimos estudios de las asociaciones de consumidores las tarifas de móviles en España son alrededor de un 18% más caras que en el resto de Europa. Sin embargo, la comparación cuando se trata de las tarifas de llamadas desde el extranjero se acentúa hasta porcentajes un tanto desorbitados.

Llamar y recibir

En primer lugar, el roaming que es término técnico con el que se conoce al hecho de disponer del teléfono móvil en el extranjero, y que ya ha sido adoptado por la mayoría de la sociedad, distingue entre dos tarifas. Las de llamada y las de entrada, porque hay que tener claro que el hecho de tener operativo y funcional el dispositivo significa pagar por ambas cosas.

En el caso de recibir la llamada, el poseedor del teléfono tendrá que abonar el coste del llamado “tramo internacional”, es decir el coste desde España hasta el país en el que uno se encuentre. En el caso de llamar, habrá que pagar por ambos tramos.

Según operadores

También es importante destacar que las tarifas son diferentes en función a cada operador. No existe una tarificación estandarizada y los acuerdos que las compañías tienen con las extranjeras serán las que marquen el precio final a pagar por las llamadas tanto entrantes como salientes. De ahí que ya muchas operadoras comienzan a incluir en sus promociones o publicidades este tipo de servicios como destacados, puesto que cada vez son más también los usuarios que necesitan de este servicio. Una evolución, la de la telefonía móvil que continúa imparable.

Mensajes e internet

Y al igual que las llamadas de teléfono los servicios paralelos como los SMS y las tarifas planas de internet se cotizan muy caros en los viajes al extranjero. De ahí que los dispositivos móviles incorporan siempre un botón de itinerancia para evitar sorpresas desagradables, ya que fueron muchas las reclamaciones en las asociaciones de consumidores que criticaron y denunciaron los abusos en este sentido.

Evolución constante

De todas formas al igual que la estandarización de las tarifas es un hecho, también lo es el caso de que a medida de que se acreciente la necesidad de los ciudadanos, las compañías se verán obligadas a proponer tarifas mucho más asequibles. Es cuestión de tiempo que las llamadas desde el extranjero sean para todos los bolsillos.

Cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos

Vuelve el cole para muchos niños. Vuelve una de las tareas más complicadas para cualquier familia: escoger en qué dedican el tiempo libre sus hijos. Con una jornada de ocho horas o más, muchos de vosotros no podéis encargaos de vuestros hijos por las tardes. Así que decidís apuntarles a una extraescolar. Sin embargo, es difícil saber cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos.

Según el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación de España, alrededor de un 70% de estudiantes de la Educación Primaria (de 6 a 12 años) y un 60% de Secundaria (de 12 a 16 años) están inscritos en una actividad extraescolar. La oferta es inmensa. Es aquí dónde viene el problema. Entre tantas posibilidades es difícil responder a la pregunta de cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos.

Desde la psicología evolutiva, se ha demostrado que las actividades extraescolares, bien decididas, motivan al niño, pueden subir la autoestima y canalizan su energía. En el caso de algunos niños, es fácil: tienen algún hobby desde muy temprano o se apuntan a alguna extraescolar porque todas sus amigas están inscritas. A la gran mayoría de niños les es indiferente. Pero esto no os tiene que desmotivar. No desaprovechéis esta oportunidad.

Os propongo que, antes de tomar una decisión errónea, echéis un ojo a la siguiente lista. Las actividades extraescolares están divididas en función de lo que pueden potenciar en cada niño a corto y a largo plazo.

Cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos: actividades físicas

Artes marciales, atletismo, capoeira, baloncesto, béisbol, fútbol, gimnasia rítmica, hockey, tenis, voleibol… Estas son las actividades físicas más populares entre toda la oferta extraescolar. Muchos estudios avalan sus beneficios.

Beneficios de las actividades físicas

Previenen la obesidad infantil y mejoran la salud física del niño. El caso más claro es el atletismo. La salud de vuestros hijos puede mejorar notablemente, además de estimular la competitividad. Antes de que empiecen a practicarlo, es recomendable llevar a tus hijos a una revisión médica para ver que está todo en orden.

Antes de apuntarle, encárgate de comprarle una buena equipación. Puedes recurrir a Decathlon o, en su defecto, a la ropa de la sección de running de niños de Keller Sports. Las zapatillas mejor elegirlas en Nike.

Incrementan el rendimiento escolar y la retención cognitiva a edades superiores. Es el caso del tenis, por ejemplo. Además de mejorar el equilibrio, los reflejos y la velocidad, es un deporte muy psicológico que favorece la concentración de los niños.

La raqueta suele ser lo más caro. Las marcas Wilson, Babolat y Head son las más buenas y, para poder costeároslas, tenéis descuentos especiales.

Ayudan a corregir conductas: aumenta la socialización, frena la timidez y la impulsividad e incrementa la responsabilidad infantil. El baloncesto es un deporte ideal para este tipo de conductas. NBA Store posee camisetas y pantalones para niños de los equipos más importantes que pueden motivar a tu hijo a practicar este deporte. Es más recomendable las zapatillas de Adidas para este equipo. Si te resultan demasiado caras siempre puedes recurrir a ofertas que hay por internet.

Las actividades de estimulación cognitiva

Normalmente, cuando te replanteas cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos, el club de deberes no es la primera opción. Ni la tuya, ni la de tus hijos. Pero existen muchas posibilidades para inculcar y promover la importancia del estudio y del conocimiento en los niños o mejorar los resultados académicos sin que suene demasiado “rollo”.

De hecho, actualmente existen actividades que no son simplemente un refuerzo académico. En vistas al futuro que nos depara, apuntarles a clases de robótica o informática puede ser una buena opción para adquirir una rutina de estudio. Las clases de programación ayudan a:

  1. Despertar la curiosidad por algo nuevo. Se puede traspasar el interés a asignaturas como matemáticas o geometría, muy odiadas normalmente.
  2. Desarrollar la creatividad y el pensamiento abstracto.
  3. Fomentar la autonomía y la capacidad de decisión.

Cada vez hay más personas que defienden introducir en el periodo lectivo este tipo de disciplina. Los creadores de Facebook, Twitter o Dropbox, entre otros, explican en este vídeo por qué es importante aprender a programar.

Si elegís esta opción, mi recomendación es empezar con robots de juguete que enseñan a tus hijos a programar antes de saber leer incluso (la marca Primo Toys se está encargando de ello). O si no, adquirir un ordenador de la marca HP, como Dell Latitude 2100 que está pensado para que los niños puedan estudiar con él o similar.

Cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos: artes escénicas

Para saber cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos, necesitas conocer los beneficios del teatro y la danza en los niños.

El teatro infantil. Aunque parece que esta actividad extraescolar solo sirva para que los niños sean más extrovertidos, produce muchos más beneficios. Estimula la creatividad, la reflexión y la imaginación. Asimismo, sirve para reforzar la lectura y mejorar la atención, el vocabulario y la memoria de los niños. Otra cosa que es insuperable: les ayuda a conectar con emociones que tienen dentro de sí y mejorar su expresión verbal.

Si decides apuntar a tus hijos a teatro, necesitarás disfraces para sus representaciones. En Don Disfraz tienes una sección infantil idónea para estos casos.

La danza. Mis padres son bailarines y mi infancia entera se desarrolló entre teatros y escuelas de danza. Lo agradezco enormemente. A parte del ejercicio, la danza desarrolla la expresión corporal y la sensibilidad, aumenta la confianza del niño en sí mismo e inculca el espíritu de superación personal.

Actualmente existen múltiples disciplinas: desde el ballet hasta el flamenco o el hip-hop. Discount Dance te ofrece ofertas espectaculares para todo tipo de baile. Si optas por el ballet -el más común- es preferible que mires las ofertas de malliots de AliExpress.

Además de esta lista para saber cómo escoger las actividades extraescolares para tus hijos, tenéis que tener en cuenta un detalle. Observad, observad y observad. Él o ella os darán la clave.

Otro consejo más: la actividad extraescolar forma parte del tiempo de ocio de tu hijo. Lo tiene que concebir así. Si lo vive como una obligación puede que se rebote y el resultado sea mucho peor.

Semana Santa de color y mestizaje

Pasos, bandas, nazarenos, imágenes, velas y cirios, saetas, …, son conceptos y elementos que asociamos indisolublemente a la Semana Santa, con imágenes que nos vienen a la mente de las ciudades españolas más iconoclastas en estas lides, como es el caso de, por ejemplo, Granada y Sevilla, sin olvidarnos de la sobriedad de la Semana Santa castellana, del colorido de las semanas santas marineras y, por supuesto, sin olvidarnos también de las celebraciones pascuales más pintorescas y llenas de significado y pasión, como es el caso de “Los Empalaos” de Valverde de la Vera, en Extremadura.

No cabe duda de que una de las celebraciones que más identifica a España en el calendario sacro es la Semana Santa, una celebración que, como no podía ser de otra forma, en una España Católica, Apostólica y Romana como lo era la de los Reyes Católicos, se exportó a los nuevos territorios descubiertos en 1492 al otro lado del Atlántico, dando lugar a un delicioso sincretismo (la combinación por parte de los nativos americanos de la imaginería católica con la local) que llena de colorido y singularidad la Semana Santa que se celebra en cada rincón de Hispanoamérica.

Así, la Semana Santa también fue convirtiéndose en Hispanoamérica (así como en otros países de clara influencia colonial española, como es el caso de Filipinas), junto a la Navidad, en el acontecimiento más importante del calendario religioso por aquellas tierras, con celebraciones que, en ocasiones, superan en devoción y majestuosidad a la Semana Santa española.

Magníficas alfombras de flores, procesiones multitudinarias que nacen del verdadero fervor popular, imágenes religiosas que denotan un claro mestizaje cultural, ritos y cultos cuyo origen y significado nunca queda bien claro y que se pierden en la noche de los tiempos, readaptándose a la realidad de cada momento histórico para mostrarse ante nosotros complacientes para unos y enigmáticos para otros; todo un corolario de sincretismo que nos devuelve escenas y postales de una plasticidad deliciosa.

Desde Perú a Argentina, pasando por Chile, llegando a Venezuela y aterrizando en México, la Semana Santa en Hispanoamérica se nos muestra en un esplendor que va más allá de la plasticidad que suele acompañar a esta celebración, esplendor al que acompañan, además, el fervor religioso que adopta múltiples expresiones en todo y cada uno de los rincones de Hispanoamérica, adaptándose a las peculiaridades históricas de cada país y, aún más, de cada región e, incluso, localidad.

La quema de chamiza y las andas decoradas con cera de la Semana Santa ayacuchana en Perú, la majestuosidad criolla de la Semana Santa limeña, la llamada “Quema de Judas” o la “Semana Zángana” en Venezuela, e, incluso, la Virgen de la Esperanza Macarena de Miami, así como “The Live Way of the Cross” de Chicago (una representación de la pasión de Cristo representada por la comunidad mexicana en aquella ciudad), son sólo algunos ejemplos de lo que indicamos, mostrándonos todo un Continente de mestizaje religioso y cultural que es legado de la presencia española en Latinoamérica, legado que, como se dice, ha sido “corregido y aumentado” con las peculiaridades y personalidad propias de los pueblos del otro lado del Atlántico.

Mientras que en España la Semana Santa ha ido convirtiéndose en un lugar común que, progresivamente, ha ido cayendo en un vaciamiento de su significado, centrándose sólo su celebración en resaltar la plasticidad de la misma como un reclamo turístico más en la mayoría de los casos, en Hispanoamérica la Semana Santa se ha visto enriquecida por la reconversión de tradiciones precolombinas que han sido readaptadas a la nueva religión traída por los conquistadores, siendo uno de los casos más significativos el de “La Pasión de Jesucristo en Iztapalapa” en México, así como los cristos de caña de maíz de michoacán, también en México, por no hablar de la “La Procesión de Los Cristos” en Izalco (El Salvador), una procesión que reúne a cofradías indígenas de la antigua tribu de los Izalcos.

Se dice, y probablemente sea cierto, que cuando los conquistadores y los misioneros llevaron la religión Católica al nuevo Continente, los indígenas y nativos se adaptaron rápidamente a las nuevas creencias, aunque, en realidad, adorando a unas nuevas divinidades que ellos seguían identificando con las de sus ancestros. Así, se produce una aceptación de la imaginería Católica por la similitud de algunas historias bíblicas con algunas de la mitología propia de incas o aztecas, por ejemplo, sustituyéndose un Dios mitológico por aquí por un Santo por allá, o incorporando a una Última Cena un delicioso cuy en lugar de un pan.

Progresivamente, se va produciendo un mestizaje en el que se confunden las nuevas con las viejas creencias, en el que una Virgen blanca se convierte en una Virgen morena o un Cristo crucificado en un moreno “Señor de los Milagros”, un mestizaje que se traslada a las nuevas iglesias y catedrales en las que vidrieras y frescos se ven enriquecidos por personajes de la mitología local representando escenas bíblicas.

Y, como no podía ser de otra forma, todo este mestizaje cultural y religioso se traslada a uno de los iconos más significativos de la cultura que se ha ido forjando durante siglos en torno a la Semana Santa: la cocina. Efectivamente, el potaje de Semana Santa español, los canutillos de crema, los buñuelos de bacalao, se ven sustituidos al otro lado del Atlántico por platos típicos que mezclan lo mejor de la cocina tradicional española y latinoamericana para dar lugar a recetas que llenan de sabor y color la Semana Santa de allende los mares con toques indígenas, criollos y españoles, como es el caso de las habichuelas con dulce de la República Dominicana, las empanadas de chiverre de Costa Rica o los anticuchos de pescado peruanos, elementos gastronómicos que enriquecen aún más la ya de por si colorida Semana Santa en Hispanoamérica.

Si viajar por Latinoamérica es ya de por si un ejercicio especialmente enriquecedor, mediante el cual redescubrimos nuestros orígenes y nuestra cultura, hacerlo durante la Semana Santa supone una experiencia única que nos hace recuperar el fervor popular que, en algunos aspectos, ya se perdió en la Semana Santa española, fervor popular que, desde la modestia en los recursos económicos, nos muestra un pueblo entregado que nos abre sus puertas ofreciéndonos lo mejor de si mismo, mostrándonos estampas, en ocasiones surrealistas (como ya apuntara García Márquez), y que no son otra cosa que el reflejo del mosaico multicolor que es América Latina y la riqueza cultural y social que deviene del mestizaje.

El Viacrucis de Iztapalapa, el Cristo Resucitado de Ayacucho, las procesiones de Sonsonate y Cojutepeque en El Salvador, las alfombras multicolores de Tarma, las procesiones del del Cristo de Medinacelli y de la Virgen de la Esperanza Macarena de Miami, son buenos pretextos para conocer a fondo la cultura y tradiciones de Hispanoamérica, sus gentes, sus costumbres, su gastronomía, su música, sus danzas, cómo sienten y cómo viven nuestros hermanos del otro lado del Atlántico, lo que nos permitirá derribar tópicos y acercarnos a un Continente en el que reencontrarnos a nosotros mismos sin necesidad de quemar las naves del retorno.

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén