Todo Argentina

Conoce las maravillas del mejor país del mundo

Author: Alfonso (Page 3 of 8)

Juegos divertidos de piscina para este verano

Una de las cosas que hacen tan especial la época de verano, es poder darse un buen chapuzón en la piscina para refrescarse del sofocante calor que nos acecha y nos persigue las 24 horas del día.

Aunque pienses que una piscina es sólo para descansar o relajarse, de eso nada. Existen gran cantidad de actividades y juegos divertidos de la piscina que puedes practicar cada día, para hacer que el ratito de baño sea activo, agradable y más saludable. No te pierdas todos estos juegos y pásalo bomba este verano en compañía de amigos y familiares, ¡al agua patos!

  1. Juegos divertidos de la piscina: El Water-Gol

    Este juego es apto tanto para mayores como para niños pequeños. Tiene muchas similitudes al waterpolo, pero con la diferencia de que no necesitas una piscina olímpica para practicarlo, basta con la que tengas en tu casa o en el chalet de un buen amigo/familiar.

    Por lo que respecta al Water-Gol, la mecánica es muy sencilla. Lo primero que necesitas es hacerte con dos porterías hinchables y una pelota (de plástico preferiblemente). El objetivo es el mismo que en cualquier partido de fútbol o de waterpolo: hacer gol en la portería contraria.

    La dificultad añadida es que no puedes ir andando por la piscina con el balón en las manos, como sería lógico, sino que para hacerlo más difícil debes ir nadando e ir adelantando el balón con la cabeza golpe a golpe, hasta conseguir introducirlo en la portería de tu rival. Lógicamente, no puede haber ningún portero fijo bajo palos, porque si no el esfuerzo resultaría inútil.

    Consejo: Desgraciadamente, te doy este consejo por experiencia propia. ¡Cuidado con los cabezazos! Sigue también estos consejos sobre el cuidado y riesgos en las piscinas para que la diversión y seguridad estén 100% asegurados.

  2. La isla del tesoro

    Este juego requiere algo más de técnica dentro de una piscina, ya que es necesario poder bucear para hacerlo correctamente.

    La isla del tesoro es un juego que intenta emular la recolección de un tesoro pirata. En primer lugar, deberás hacerte con muchas fichas redondas de diferentes colores. En mi caso, lo hacía con las fichas de las damas (que son blancas y negras) para competir contra mi hermano, pero puedes escoger cualquier otro tipo de fichas diferentes. Una vez las tengas, ambos (o tantos participantes como haya) os pondréis de espaldas a la piscina con las fichas en las manos y las lanzaréis hacia atrás para que caigan al agua en diferentes zonas de la piscina.

    La verdadera competición empieza ahora. Deberás zambullirte en el agua, preparado con unas buenas gafas de buzo, y buscar las fichas de tu color. Eso sí, no vale cargarlas todas en un mismo viaje y dejarlas fuera de la piscina. Tan sólo podrás coger 3 fichas en cada viaje y llevarlas a la zona que acordéis. El primero en recoger todas las fichas será el vencedor.

    Hablando de juegos divertidos de la piscina, tengo que reconocer que este ha sido siempre uno de mis favoritos y con los que me he pasado horas y horas en el agua.

  3. Concurso Boom

    En esta ocasión, no es necesario una piscina de medio-gran tamaño, ya que también puede servir una más pequeña. Puedes hacerte con una de esas piscinas familiares desmontables. El año pasado ayudé a mis abuelos a comprar por Internet una de estas para que mis primos pequeños pudieran jugar en verano, y aprovechamos que en Amazon estaban en oferta para llevárnosla a muy buen precio. Adicionalmente, también puedes aprender a montarla y conseguir ahorrar más dinero.

    Para pasarlo bomba con juegos divertidos de la piscina, nunca mejor dicho, con este entretenido juego vas a necesitar lo siguiente: hacerte con una de esas pelotas que están rellenas por dentro con un globo de agua y que, llegado cierto punto, explotan y te mojan (puedes verlo en la imagen de más abajo).

    El funcionamiento del Concurso Boom tiene dos vertientes, una para los más pequeños y otra para los mayores:

    Para niños: Pueden participar tantos niños como quieran, no hay límite. Habrá un árbitro (que debe ser adulto para comprobar que los niños no hacen trampas) y es el que determinará si la respuesta es correcta o no. El juego comienza con el árbitro entregando la bola con el globo dentro a un niño y planteándole una suma. El niño deberá tardar el menor tiempo posible en contestar para que no le explote la pelota.

    Si la respuesta a dicha suma es correcta, pasará la pelota al siguiente niño y agregará otra suma al resultado anterior. Por ejemplo, si la respuesta a la suma ha sido 11, el niño deberá plantearle otra suma al siguiente: “11 más 3”. Lógicamente, perderá quién le explote el globo y añadirá un punto negativo a su casillero. A los tres puntos negativos, se eliminarán los participantes hasta que sólo quede uno.

    Para mayores: La mecánica es exactamente igual, sólo que se complicarán un poco más las preguntas para que haya algo de dificultad, por ejemplo con capitales de países, preguntas de cultura general, etc.

  4. Point The Target

    Este es el último de los juegos divertidos de la piscina de hoy, pero habrá más ya que es una de mis actividades de fin de semana favorita. Aunque parezca sencillo, este juego tiene su dificultad. Se trata de una diana especial para piscinas, en la que en vez de dardos hay mini-pelotas de velcro que se quedan enganchadas en la diana.

    La complicación reside en que la diana nunca está parada, ya que al estar flotando en el agua siempre está en constante movimiento y es más difícil acertar.

    Se pueden realizar innumerables competiciones con la diana: el que más puntos consiga, sumar sólo de 20 en 20 puntos o, directamente, conseguir que todos tus lanzamientos caigan en la diana.

Las piscinas son sinónimo de verano, calor, diversión, amigos, familia y todos esos pensamientos positivos que te vienen a la cabeza. Ya tienes excusas para no aburrirte este verano en la piscina y pasar horas y horas de entretenimiento y diversión con los tuyos. ¿Qué juego es el que más te gusta? ¿Conoces alguno más?

Recetas de batidos, smoothies y zumos refrescantes

El verano está a la vuelta de la esquina y el calor comienza a apretar, por lo que cada vez apetece más tomar algo frío. Una gran alternativa para meriendas y desayunos, incluso cenas, son los batidos, smoothies o zumos. Además de refrescarnos, son un gran aporte de vitaminas y energía.

Hay algunos niños que no toman cada día la cantidad de fruta y leche recomendada. Por eso, los batidos y zumos nos pueden resultar muy útiles para hacer esta tarea más divertida a los más pequeños.

Nuestros grandes aliados para esta tarea serán los pequeños electrodomésticos: batidoras, licuadoras o exprimidores que nos harán la tarea mucho más sencilla. Casi todos tenemos alguno de estos aparatos en casa, pero solemos utilizarlos poco. Aquí os propongo una lista de recetas de batidos para que comencéis a sacarles partido.

Los smoothies están de moda

Los llamados smoothies o batidos cremosos de frutas están de moda. Estas recetas consisten principalmente en mezclar fruta congelada y hielo picado, pero en muchas de ellas puedes añadir leche, yogurt o queso fresco para darle un toque más sabroso.

Para ahorrar algo de dinero, prepara tus propio packs de fruta congelada en casa. Además así podrás mezclar tus frutas preferidas y no te limitarás a lo que ofrecen en el mercado.

A continuación, tienes varios ejemplos de recetas de batidos cremosos:

  1. Smoothie de manzana: éste es uno de mis preferidos, suelo tomarlo para desayunar. Solo tenemos que pelar y trocear las manzanas, rojas o verdes según tu gusto. Las mezclamos con un vaso de leche y un yogurt desnatado, y lo batimos todo. Mi consejo es que una vez que hayas conseguido la textura cremosa, espolvorees un poco de canela. Ya lo tienes, listo para disfrutar.
  2. Smoothie de frutos rojos: será la perdición de los más golosos. También es muy sencillo. Tienes que triturar los frutos rojos bien fríos. Cuando hayas obtenido una especie de papilla, añade nata líquida y un poco de miel. El sabor es delicioso y muy refrescante.
  3. Smoothie de helado de plátano: es ideal para soportar los días de calor más duros del verano. Corta un plátano en rodajas y mételo en el congelador. Cuando esté congelado, mézclalo en la batidora con un vaso de leche bien fría, una cucharadita de azúcar y un poco de canela. Bátelo bien hasta que obtengas una textura cremosa y sin grumos. Será la mejor merienda para los más pequeños este verano.

Batidos tradicionales

Los batidos más tradicionales, que todos conocemos, se suelen realizar con leche y una bola de helado. Son muy refrescantes, y nos pueden sacar de más de un apuro a la hora de recibir visitas en casa este verano.

Aquí tienes una pequeña lista con mis recetas de batidos preferidas:

  1. Batido de chocolate: una receta muy sencilla y con la que seguro que triunfas. Puedes añadir diversos tipos de chocolate: blanco, negro, chocolate con leche… Mi favorito es el de chocolate puro. Simplemente mezcla un par de bolas del helado de chocolate que elijas, con un vaso de leche fría y bátelo hasta que veas que aparece la espuma. Para decorarlo puedes añadir cacao en polvo por encima o perlas de chocolate.
  2. Batido de vainilla: si no quieres complicarte mucho, simplemente mezcla una bola de helado de vainilla con leche y bátelo. Pero si prefieres algo más casero y sabroso puedes hacer tu propia vainilla. A mí me gusta hervir un poco de leche con una vaina de vainilla y dejarla enfriar en el congelador. Una alternativa si no tienes vainilla, es utilizar canela y limón a la hora de hervir la leche, con lo que obtendrás algo parecido a la leche merengada.
  3. Batido de fresa: como en el anterior, lo más sencillo sería utilizar helado de fresa. Pero ahora, que estamos en temporada de fresas, a mí me gusta utilizarlas naturales. Para eso mezclo las fresas naturales con leche y helado de nata, que da el toque cremoso.

Zumos de frutas

Como decíamos al principio, son muchos los niños y mayores que no toman la cantidad recomendada de fruta al día. Los zumos, bien fríos, ahora en verano son una gran idea para introducir las frutas en nuestra dieta diaria.

  1. Zumo de melocotón y pera: en verano es importante nutrir bien nuestra piel, para protegernos del sol. Este zumo es rico en caroteno, lo que ayuda a proteger nuestra piel del sol. Además son dos frutas dulces y con mucha agua, por lo que obtendremos un zumo dulce y muy fácil de tomar. Solo tienes que pelar y cortar la pera y el melocotón y batirlos hasta que obtengas la textura que quieras. Si te resulta demasiado dulce puedes añadirle un poco de zumo de limón.
  2. Zumo veraniego: la idea de este zumo es usar frutas de temporada. Mis preferidas son sandía, nectarina y pera de San Juan. Aunque si quieres puedes añadir melón u otras frutas de temporada. Obtendrás un zumo muy refrescante.
  3. Zumo de frutos del bosque: es muy sencillo de preparar y tiene muchas propiedades antioxidantes. Solo tienes que mezclar en el vaso de la batidora fresas, arándanos y frambuesas. Sírvelo bien frío y disfrútalo.

Estos son sólo algunos ejemplos de la gran cantidad de recetas de batidos, smoothies o zumos que puedes hacer para refrescarte durante este verano.

Para sorprender aún más con ellos, no te olvides de presentarlos en copas o vasos decorados. Por ejemplo, puedes probar a mezclar un poco de azúcar con zumo de granadina para decorar el borde del vaso. Otra decoración interesante es usar las frutas que ya has introducido dentro del batido o zumo.

Contar con una buena materia prima es muy importante, así que no te olvides de hacer una buena compra de frutas antes de comenzar a preparar estos batidos.

Y tú ¿eras fan de los batidos? ¿Qué recetas son tus favoritas? Compártelas con nosotros.

Día de Acción de Gracias y Navidad en Nueva York

Como cada año, tras el Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, la ciudad de Nueva York se viste de luces navideñas para dar inicio, oficialmente, a la Navidad.

Y es que, es tradición en Nueva York que, tras el Día de Acción de Gracias, se proceda al encendido del arbol navideño del Rockefeller Center en un acto que se conoce como “Rockefeller Center Tree Lighting Ceremony”, acto que, sin duda, es todo un espectáculo que aumenta el atractivo de la “Ciudad de los Rascacielos”.

El Día de Acción de Gracias se celebra en EE.UU. el cuarto jueves del mes de noviembre desde el año 1789, en memoria de los primeros peregrinos o colonos que llegaron al territorio. Esta fecha es especialmente significativa, ya que marca un día muy especial para todos los estadounidenses, quienes se reúnen con sus familias en torno a la mesa familiar para disfrutar del pavo como plato principal, acompañado de otras delicias como el archiconocido “pastel de mamá”. Sin embargo, lo realmente importante es el anuncio del Espíritu Navideño, representado en la vuelta al hogar, el reencuentro con los familiares y el olvido, quien más o quien menos, de las rencillas personales.

E impregnados de ese espíritu de buenos deseos e intenciones, los neoyorquinos celebran el miércoles siguiente al Día de Acción de Gracias la puesta en marcha oficial de la Navidad, con el encendido de las luces de comercios, restaurantes, oficinas, hoteles y cualquier edificio de la ciudad, así como con el engalanado de las calles y árboles de la ciudad con motivos navideños de toda clase, desde los más tradicionales a los más atrevidos y rompedores.

Y es, precisamente en ese miércoles siguiente al Día de Acción de Gracias, cuando se celebra la “Rockefeller Center Tree Lighting Ceremony” en el emblemático Rockefeller Center, encendido que lleva a cabo el Gobernador del Estado y que tiene como punto la explanada que hay entre el General Electric Building y la Estatua de Prometeo, punto en el que más de 30.000 bombillas inundan de luz y de magia los edificios más cercanos, marcando el inicio oficial de la Navidad para los estadounidenses, especialmente para los neoyorquinos.

Luces, música, buenos deseos y, desde luego, compras y más compras. Este día marca el inicio de la carrera por los diferentes comercios de la ciudad, especialmente en la Quinta Avenida, lugar que, desde luego, tiene un encanto especial para quienes quieran echar la casa por la ventana y vivir la Navidad más comercial.

Efectivamente, Navidad y compras están indisolublemente unidas en Nueva York, unión que comenzó en 1931, año en el que se celebró por primera vez la “Rockefeller Center Tree Lighting Ceremony”, y que, año tras año, ha venido marcando el inicio oficial de la Navidad en Estados Unidos. Un evento que concentra a más de 200.000 personas y que es retransmitido a todo el Mundo por su espectacularidad y su especial significado.

Pues ya lo sabes, si viajas a Nueva York esta semana o la próxima, vas a vivir un momento muy especial en la vida de esta ciudad, un momento realmente mágico. Y si coincides el miércoles 3 de diciembre en Nueva York, no te pierdas a las 19.00 horas la “Rockefeller Center Tree Lighting Ceremony”; algo único.

Dónde comer y gastronomía en El Cairo

Platos típicos de El Cairo

Nos encontramos en un país de tradición musulmana, la cual marcará su cocina y así la debemos disfrutar. En este sentido, la cocina egipcia tiene como base fundamental la harina de trigo, el cordero, el pollo y las especias, y tal es el caso del “shwarma” (muy parecido al “kebab”), el “Fatta” (cordero con arroz y pan, mojados en salsa) o el “Ta’amiyya” (puré de judías con especias envuelto en pan de pita).

En definitiva, al igual que en el resto de países del Magreb, se trata de una cocina mediterránea al más puro estilo y que conserva las tradiciones gastronómicas de siglos, pero combinando ese sabor que tanto conocemos con el punto de la cocina árabe y la africana. En este sentido, has de saber sobre la cocina egipcia que:

Al igual que en el resto del Mediterráneo, el pan es un elemento fundamental en la gastronomía egipcia. En tal sentido, el “aish” es el pan típico del país: se trata de pequeñas hogazas de pan elaboradas con diversas clases de harinas, lo que harán variar su aspecto (más oscuras o más claras, según el tipo de harina empleado).
Será frecuente que veas a los cairotas comiendo una especie de judías marrones grandes, llamadas “fuul”, que están bastante bien, ya que se aliñan con limón y acompañan todo tipo de platos, ya sean de carne, verdura o pescado. También podrás ver judías más blancas y pequeñas, llamadas “ful”, pero menos habituales, ya que su preparación es más laboriosa.

La pasta también ocupa un lugar importante en la gastronomía egipcia, destacando el “koshari”, que son una especie de macarrones en capas, combinados con arroz y legumbres. Si está bien preparado es delicioso.

También son típicos en la cocina egipcia los entrantes, que se denominan “mezze”. Son muy variados y los hay con toda clase de ingredientes (verduras, carnes, pescados, …), por lo que te recomendamos que pidas un plato variado de “mezze” como entrante cuando vayas a comer, o a modo de almuerzo.

El que no se pueda beber alcohol en Egipto por ser un país árabe es un mito, ya que podrás encontrar cerveza en cualquier restaurante (la más conocida es la cerveza “Stella”, así como vinos de calidad, aunque, ya que viajas, es preferible que degustes las bebidas más típicas del país, como el “karkade”, el “ersoos” o el “zahib”, que seguro te van a encantar por su especial sabor.

Uno de los platos fuertes de la gastronomía egipcia (al igual que en el resto de países árabes) son los pasteles. Son deliciosos y sus ingredientes son de lo más natural: almendras, miel, nueces, pasas, leche, … Es increíble cómo de la forma más tradicional se pueden elaborar pastelillos de tan gran sabor, como es el caso del “Om Ali”, que te recomendamos especialmente.

Y para acompañar los pastelillos no hay nada mejor que un té. Los hay de infinidad de sabores, fríos y calientes, y con los ingredientes más insospechados; ideales, como te indicamos, para acompañar los dulces más típicos de Egipto.

Restaurantes recomendados en El Cairo

El Mashawina: restaurante libanés situado en la zona de Heliópolis, que, aunque un poco caro, es muy bueno y de ambiente agradable.

El Café Riche: de ambiente bohemio (es muy popular entre los intelectuales egipcios y el mundillo cultural), animado y bullicioso. Tiene buen precio. Está en la calle Talaat Harb.

El Café Naguib Mahfouz: está situado en el Zoco, muy típico y en el que puedes tomar té árabe y fumar “shisha”.

El Dido’s al Dente: bastante barato y con muy buena pasta. No es un italiano al uso, ya que también combina la comida árabe típica. Siempre está lleno. Se encuentra en la calle Bahgat Alí.

El Arabesque: muy, muy bueno, aunque el precio es algo caro. Combina la comida egipcia con la europea y las presentaciones son fantásticas. Está situado en la Calle Qasr el Nil.

El Restaurante Abu as-Sid: muy bueno y está bien de precio en relación a su calidad. Es necesario reservar. Se encuentra en la zona de Zamalek.

El Alfi Bey: restaurante barato, pero delicioso, donde sirven pollo, cordero y ensaladas variadas. Está situado en la zona de Sharia Alfy.

Pastelería 40th Floor: se trata de una pastelería buenísima y de calidad excelente, situada en la zona de Garden City. Algo cara, pero vale la pena por la exquisitez de sus dulces árabes a base de frutos secos.

En cualquier caso, la cocina egipcia y, en general, la árabe, son las grandes desconocidas en Occidente y, la verdad, es una pena el perderse la delicia de su gastronomía. Aprovecha tu viaje y descubre sus sabores.

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén