Volvemos a Europa y en nuestros destinos recomendados para viajar estas Navidades nos vamos a Londres, una de las ciudades europeas con más atractivos para disfrutar de unas Navidades únicas.

Efectivamente, Londres presenta una serie de atractivos que no se encuentran en la Europa Continental, atractivos que se suman a los que de por si ya ofrece esta ciudad. Así, Londres durante esta fechas, además de los típicos alumbrados, adornos callejeros y villancicos por doquier, ofrece al visitante un amplio catálogo de atractivos que van desde las innumerables pistas de patinaje que inundan cualquier rincón de la ciudad, destacando la pista que se instala en la Torre de Londres, jalonadas de restaurantes y cafeterías, por supuesto con calefacción, que nos permiten disfrutar de un espectáculo en el que la nieve y las risas de los patinadores (unos más agraciados que otros en la práctica de esta actividad) son los protagonistas, contemplando la ciudad cubierta por un manto blanco que nos invita a reflexionar y a sumergirnos en la calidez de la bebida caliente ante la que estamos sentados; hasta la infinidad de mercados navideños que salpican cada barrio de la ciudad, como es el caso del mercado artesanal “Greenwich Christmas Market“, un mercado que permanece abierto desde el 24 de noviembre hasta el 5 de enero y en el que, además de la posibilidad que nos ofrece de adquirir artesanías alegóricas de estas fechas, también nos permite disfrutar de comida artesanal y adquirir artículos de coleccionismo.

Y es que Londres tiene a gala ser una ciudad que, a pesar de su clima extremo, celebra los grandes acontecimientos en la calle, ya sea, como en el caso de las Navidades, patinando, recorriendo la infinidad de mercadillos de barrio que se instalan a lo largo y ancho de la ciudad durante estas fechas, o ya sea, sencillamente, aprovechando unas fechas tan señaladas para recorrer sus calles disfrutando de la iluminación navideña que de noche nos descubre una ciudad impresionante, solemne si se nos permite; una iluminación que refuerza el poderío de siglos de Historia de una ciudad antaño metrópoli imperial, mostrándonos la grandiosidad de sus edificios más emblemáticos, como el Parlamento, la Torre de Londres, el El Puente de la Torre de Londres o, por supuesto, el sempiterno “Big Ben”, el cual con su solemnidad se eleva majestuoso sobre el Támesis como luz y guía para el viajero que recorre la ciudad.

Londres durante estas fechas nos ofrece una estampa navideña que, por supuesto, nos invita también a hacer una escapada de uno o dos días para recorrer sus arterias más comerciales y preparar una buena cesta de regalos exclusivos, con el glamour que acompaña siempre la marca de esta ciudad, como por ejemplo un detalle de “Harrods”, un recuerdo comprado en cualquiera de las innumerables y estilosas tiendas de Covent Garden o una prenda de diseño de Carnaby Street con la que nos adelantemos a la próxima temporada luciendo un producto casi exclusivo de un prometedor diseñador que en unos años será todo un nombre en el Mundo de la moda. Y es que Londres es el lugar perfecto para ir de compras en unas fechas como las Navidades, ya que la alegría con que en tales fechas agitamos la tarjeta de crédito nos va a permitir en esta ciudad hacernos con lo último de lo último, ya que Londres siempre ha sido y continúa siendo la punta de lanza, la puerta de entrada en Europa de lo más rompedor, de lo que marcará tendencias la siguiente temporada, siempre con el valor añadido que supone un artículo adquirido en Regent Street o en Oxford Street, lugares de tránsito obligado para los amantes del “shopping” que, sin duda, tienen como cita obligada en estas fechas Londres.

Los demás tal vez se conformen con ser abrumados por la impresionante iluminación navideña o por los fuegos artificiales contemplados desde la orilla del Támesis, con pasear por Carnaby Street por la noche y participar del ambiente bullicioso de sus rincones, del calor que se asoma por entre las ventanas y puertas de los atestados “pubs” que nos invitan a entrar en ellos y sumarnos a ese cálido ambiente tomando una “pinta” caliente, o una copa que nos haga entrar en calor, o bien cenar algo rodeados del bullicioso ambiente cordial y tabernario de estos templos del ocio urbano tan tradicionales en la “City”, al tiempo que adivinamos a contemplar por entre los húmedos cristales la escena de un grupo de personas que recorre la calle cantando tradicionales villancicos, escena que quizás nos recuerde que estamos en la ciudad europea de los espectáculos musicales por excelencia, lo que pueda animarnos a asistir a alguno de ellos que tenga como fondo, precisamente, la Navidad.

Efectivamente, Londres nos ofrece en estas fechas la posibilidad de disfrutar del espectáculo sonoro que son los villancicos cantados en escenarios incomparables, como es el caso de las actuaciones que se programan en estas fechas en la Iglesia de St Martin-in-the-Fields, en la Catedral de San Pablo o en el mismísimo Royal Albert Hall, marcos únicos para envolvernos de la magia de la Navidad que podemos compaginar con espectáculos musicales más elaborados que, en estas fechas, inundan las salas de musicales londinenses.

Contemplar la bella postal del Árbol de Navidad de Trafalgar Square, contemplar la ciudad iluminada subidos en el “Ojo de Londres” o participar en la multitudinaria recepción del Año Nuevo frente al “Big Ben” son experiencias que hacen de Londres el lugar ideal para despedir el año y comenzar el nuevo disfrutando de un paseo matinal por Hyde Park y su “Feria de Invierno” o disfrutar de la “New Year’s Day Parade” de Año Nuevo, experiencias todas ellas que, disfrutadas en unas fechas como las navideñas, jamás olvidarás.